Nuestros (ene)amigos, los blogueros

Cuando un equipo diseña la estrategia de comunicación global (también de crisis) de una organización, incluye una batería de públicos con los que va a establecer una determinada relación. Cada actor es importante a su medida, su ámbito y momento determinado. Hablamos de la administración pública, de los miembros sindicales, de las asociaciones de vecinos de nuestra área de influencia, de los proveedores, de los accionistas, de los periodistas,…
En la era de la comunicación online, uno de los públicos que NO deben olvidarse  son los blogueros. ¿Por qué? En la actualidad, algunos son una indiscutible fuente de liderazgo en la construcción de una determinada opinión. Muchos profesionales consideran “residuales” a los blogueros, sin entender su enorme capacidad de influencia en un entorno, el online, en el que actúan como emisores y receptores de cualquier hecho que acontece a nuestro alrededor.
Dentro de nuestra estrategia de comunicación de crisis apuntaremos a los blogueros como público destacado antes y después de cualquier suceso inesperado. Muchos de ellos pueden hablar frecuentemente de nosotros a nivel corporativo y de producto, alimentando a otros blogs y remitiendo la información a través de las redes sociales. Una viralidad que permite, en pocos minutos, expandir nuestro nombre por toda la red. Para lo bueno y para lo malo. Incluso antes que los medios de comunicación, los bloggers pueden hacerse eco de las noticias.
Mejor a nuestro lado
¿Cómo no vamos a tener en cuenta a los protagonistas de blogs leídos por miles de personas? ¿No quieres establecer una relación con alguien que crea una comunidad de seguidores hablando de ti? ¿Descartas a una fuente emisora de información rápida y viral, que al mismo tiempo sirve de caja de resonancia sobre todo aquello que nos rodea? Piensa bien la respuesta porque los blogueros pueden ser nuestros amigos… o enemigos.
Por eso voy a citar algunos puntos para mantener una correcta relación con los blogueros, de cara a intentar tenerlos a nuestro favor en una posible situación de crisis. En momentos difíciles hay que contar con gente que confía en ti y en lo que haces; personas que confirmen tu postura ante una crisis, y que ayuden a difundir tus mensajes. Para ello, sería importante…
Antes de una crisis
· Detectar los blogueros que se interesan por nuestro sector y que son sensibles a hablar de nosotros.
· Averiguar cuáles son influyentes. Unos auténticos líderes de opinión. Aquellos con muchos seguidores; que generan contenido actualizado y veraz, que reciben multitud de comentarios. En definitiva, los que mueven una masa (valorar nivel cuantitativo y cualitativo).
· Contactar con ellos. Tenemos que demostrarles que queremos ‘estar cerca’, tenerlos en cuenta. En ocasiones es importante facilitarles información sobre posibles lanzamientos; testear productos con ellos antes de lanzarlos al mercado; filtrarles algún dato o novedad para que lo lancen en la red. Pero con cautela. No debemos confundirlos con periodistas o con amigos.
· Mantener alguna reunión periódica o esporádica, aprovechando alguna novedad en la empresa. Hay blogueros que se sienten realmente halagados cuando una organización mantiene una ‘estrecha’ relación con ellos. Si sabemos transmitirle quiénes somos y qué hacemos bien, pueden ser unos grandes aliados en una situación crítica.
Durante una crisis
· Tenerlos presentes como un público más. Difundirles nuestros comunicados (adaptados) para que puedan hablar de nosotros de la mejor manera posible. Si en la fase previa a una crisis hemos trabajado bien con los blogueros y durante la misma somos hábiles y eficaces, servirán de altavoz en la red.
· Monitorizar lo que se dice de nosotros en blogs, foros, redes sociales… Quizá podamos adaptar algún comunicado para dirigirlo a los blogueros, y así destacar algunas informaciones para que se difundan por el entorno online. Desmentir un hecho, rebatirlo o alabar la política de calidad de la organización a través de los blogueros pueden ser una manera de dar nuestro punto de vista ante las posibles mentiras que se viertan en la red.
· No perder el contacto con ellos después de solucionarse la crisis. Ellos hablan de nosotros, y queremos que sigan haciéndolo; si es posible, más y mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación de crisis y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s