Poca broma con los simulacros de crisis

Leyendo el artículo ‘Claves para realizar un Simulacro de Crisis’ de Jorge Peidró (director general de Peidró Comunicación, he recordado mi primera experiencia real en este apasionante campo, alejada de la fría teoría. Aquello iba ‘en serio’. Y mi primera reflexión al recordarla coincide plenamente con lo que describe Peidró, en referencia a la necesidad de entrenar la gestión de una crisis. Si no estás preparado para enfrentarte a una situación crítica tienes todas las papeletas para perder. Por eso es bueno que vayas calentando motores…
Como argumenta Peidró, un simulacro de crisis no es más (como si fuera poco…) que reunir a un equipo de profesionales -previamente seleccionados para formar parte del gabinete- y someterlos a una recreación lo más fidedigna posible de una crisis, para analizar cuál es su reacción ante los acontecimientos. Son necesarios todos los elementos posibles (salvando las limitaciones) que hagan aflorar tensión, nervios, precipitación, decisiones, críticas, sudores, vasos de agua, corbatas fuera… En definitiva, que el comité de crisis reunido en tales circunstancias se crea que está viviendo una crisis en toda regla. Y mientras, los expertos en comunicación observamos con lupa todo lo que hacen.
No es fácil meterlos en el papel, porque, en realidad, no sucede nada. Todo es una representación, una obra de teatro en la que se pretende aprender de los errores y reconocer los aciertos. Y yo tuve el placer de ser parte importante de un simulacro de crisis para una empresa destacada del sector tecnológico. Así que viví desde dentro, junto al experto Enrique Alcat, el estallido de una crisis (figurada).
Aprendí cómo se organiza un simulacro de crisis y cuáles son sus ingredientes. Pero por suerte no actué como mero espectador que va escribiendo todo lo que sucede dentro de la sala. Desarrollé un sinfín de papeles que aportaban un cierto plus de credibilidad al taller. Durante toda una mañana (normalmente dura un día entero) fui periodista, twittero, responsable de comunicación de un partido político, manifestante enloquecido, técnico de una administración pública,… y creedme que el gabinete de crisis reunido en el seminario mostraba una cierta inquietud ante tanta actividad.
Porque de eso se trata. Que noten un cierto grado de ansiedad, propia de una crisis, pero que a su vez sean capaces de tomar decisiones rápidas y efectivas. Que tengan en cuenta todas las variables existentes sin dejar ningún cabo suelto. Que asuman el rol asignado con criterio y responsabilidad, pero sin entrar en discusiones (frecuentes) que dificulten la gestión de la crisis. Que no pierdan el tiempo, ni tampoco la paciencia. Vamos, que entrenen, sabedores de que en realidad, no ocurre nada grave.
Recomiendo abiertamente a todas las organizaciones que se tomen en serio este ejercicio práctico porque la teoría está vacía si no se sabe aplicar. Que lo contemplen como una práctica a desarrollar en alguna ocasión. La empresa en cuestión se mostró muy satisfecha por el resultado y destacó la enorme dificultad de saber qué hacer en cada momento.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación de crisis y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Poca broma con los simulacros de crisis

  1. Pingback: Periodista vs portavoz | Comunicación de Crisis Online

  2. Pingback: Trending topics en comunicación de crisis | Comunicación de Crisis Online

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s