¿Cómo se comunica el riesgo químico en España?

La respuesta la tiene una gran profesional, con nombre y apellidos muy conocidos para mí. Encarnación Rodríguez Perea -o Nani, como se la conoce-, ha volcado todo su conocimiento y más de dos décadas de experiencia en el ámbito de la comunicación para dar luz a este interrogante. La tesis doctoral La comunicación de riesgo en el marco de las prácticas comunicativas de los principales polígonos químicos de España explica con detenimiento los esfuerzos comunicativos (o no) de las administraciones públicas y las empresas químicas de nuestro país. El pasado lunes, esta experta en comunicación de riesgo y crisis, exprofesora universitaria, compañera y consejera en estos lares, defendió su tesis ante el tribunal que, por unanimidad, dictaminó un ‘APTO’ para la nueva Doctora.
La obra centra su hilo argumental en la adaptación de las empresas químicas españolas (contextualizándolas en los principales polígonos de Cataluña, Andalucía, País Vasco, Asturias y Cantabria) a la normativa SEVESO (Directiva de ámbito europeo), y cuál es el papel que juega el sector público y privado en la definición e implantación de acciones comunicativas. Un rol de responsabilidad que viene predeterminado por su naturaleza, y que se dirige a promover una relación fluida con los stakeholders. No olvidemos que los ciudadanos tienen unas necesidades, inquietudes y expectaciones surgidas de su percepción del riesgo. Ahí es dónde y cuándo hay que actuar.

Nani Rodríguez ha analizado las principales prácticas comunicativas de las empresas y administraciones, tanto a nivel cuantitativo como cualitativo, y la evolución durante los últimos años en base a sus características (geográficas, históricas, socioeconómicas,…) y necesidades. Del mismo modo, la ya Doctora ha valorado si efectivamente las empresas químicas y los actores implicados (administración pública, asociacionismo, protección civil, emergencias…) se adaptan a la normativa vigente, de qué manera lo hacen y cuál es el impacto en la población (¿cumplen con sus expectativas?).
Tres de las conclusiones a las que llega Nani Rodríguez en su tesis doctoral, tal como explica ella -de manera muy resumida- son:
  • Que las estrategias comunicativas públicas (de la administración) responden cada vez en mayor grado al cumplimiento de la legalidad vigente.
  • Que en general se observa cierta diversidad en función del peso específico del sector en cada una de las autonomías (tamaño de los polígonos, número de empresas, presupuesto destinado, etc.).
  • Que destacan algunas particularidades del polígono químico de Huelva respecto al resto, especialmente en cuanto a sensibilidad por las percepciones sociales.
Comunicación de riesgo 1 – Comunicación de crisis 0
Tuve el enorme placer de estar presente en la defensa de la tesis doctoral, si bien no he podido leerme aún la obra completa. Únicamente ha tenido acceso a una parte de la misma, publica ya en la red, por lo que puedo destacar algunas inquietudes y reflexiones:
  • La comunicación de riesgo no es comunicación de crisis. Tiene que quedar muy claro. Esta tesis doctoral ayuda a reflexionar sobre ambos conceptos, sus características, sus similitudes y diferencias, y su importancia dentro de la comunicación estratégica del sector químico (y de otra índole). Muchos profesionales siguen hablando indistintamente, desconociendo la realidad teórico-práctica de ambos conceptos.
  • La autora nos habla de la importancia de seguir apostando por la comunicación de riesgo, como estrategia multidisciplinar aún por explotar. Una correcta gestión de la comunicación de riesgo sirve para evitar, en la medida de lo posible, los ocasionales efectos negativos de una crisis. Primero la anticipación, la previsión, la prevención y la planificación. Luego, si es necesario, la reacción. Y para finalizar, la reflexión analítica.
  • El riesgo es oportunidad. ¿De qué? De aprender, de mejorar, de evitar, de comunicar… En definitiva, de seguir evolucionando.
  • Las empresas, si bien cada vez menos, siguen centrando su discurso comunicativo en un plano meramente corporativo, sin entender realmente cuáles son las inquietudes de la sociedad. Si ponemos los pies en el suelo y escuchamos lo que verdaderamente opinan los ciudadanos y cuáles son sus preocupaciones, veremos que el mensaje y el canal, en ocasiones, fallan.
  • La tesis doctoral es un empujón a un ámbito, el de la comunicación de riesgo y crisis, aún por crecer. Una obra más práctica que teórica, que plantea interrogantes y abre el camino a otros profesionales para que sigamos aportando nuestro granito de arena. Al fin y al cabo, el objetivo siempre es mejorar.
La tesis doctoral de Nani Rodríguez, a quién vuelvo a felicitar por su trabajo, es un punto  y aparte en la evolución de las prácticas comunicativas en el marco de la gestión del riesgo en la industria química española, que por supuesto es ampliable a otros sectores. Así que desde aquí…

!Enhorabuena y a seguir comunicando!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación de riesgo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s