Conóceme

“Si lo pensamos, veremos que muchos de los disgustos que nos sobrevienen lo son por palabras innecesarias”.
(José Martínez Ruiz, Azorín).
Uno de los periodistas y escritores que más me han influenciado.

Soy Alejandro Teodoro, natural de Reus, província de Tarragona. Nací cinco años antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92, así que no me queda otra que revivir el triunfo del atleta Fermín Cacho en los 1.500 metros gracias a Youtube. Periodista de formación, trabajo como consultor de comunicación con especial predilección por la portavocía, la comunicación de riesgo y crisis, el uso de las redes sociales y la reputación corporativa. Ya en mis ratos libres, practico el deporte que más me llena: el trail running. Correr kilómetros y kilómetros por la montaña despeja la mente, libera las tensiones y recarga las pilas (después de vaciármelas por completo).
Lo mío es la lengua
… la pasión por la comunicación viene de lejos. Incluso antes de dar mis primeros pasos. La pesadez de hablar durante horas (torturando a los presentes) no evolucionó hasta bien entrada la edad escolar, cuando surgió un creciente interés por la lectura. Fue ahí cuando salté del hablar por hablar a la retórica más primaria; vamos, decir aquello que quería decir. Si a esto le sumamos la atracción por la redacción, el resultado es fácil de adivinar. Con los 14 años escribí mis primeros cuentos y poemas, que más allá del simple placer de elaborar, permitían ganar algún que otro certamen escolar.
El periodismo me tira la caña. Y pico.
Mi etapa estudiantil sirvió para constatar que las letras se estaban rebelando contra los números, así que decidí hacer caso a mis actitudes y aptitudes (la neurología quedará en el anecdotario). Por aquel entonces se gestó una incipiente atracción por el periodismo (deportivo). Lo de viajar para cubrir unos Juegos Olímpicos o un Roland Garros iba conmigo. Así que devoré clásicos de la literatura española, con especial hincapié en la Generación del 98, para curtirme en aquello de escribir. Se forjó la vocación periodística, primera pieza del puzzle en mi carrera profesional.
También me apasionaba analizar la capacidad de las personas para comunicar, algo con lo que no se nace. Qué palabras se utilizan, cómo se estructuran los mensajes, cuáles son los objetivos… Escudriñaba los informativos y la prensa escrita en busca de gazapos y buenas maneras en la difícil misión de llegar al receptor. Una tendencia que fue al alza durante mi paso por la licenciatura de periodismo en la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona. Los tres primeros años teóricos, donde imperaban las ganas por convertirme en periodista deportivo (una meta en estado latente), me sirvieron para sacar a relucir un ala del periodismo desconocida hasta el momento: la comunicación empresarial. Quería saber cómo se trabajaba desde el otro lado de la barrera…
Cruzo el charco
Entonces, allá por el 2008, ya había metido la cabeza en el sector, en la prensa escrita. Me fascinaba asistir a ruedas de prensa, entrevistar a personajes y cubrir sucesos para luego explicarlo objetivamente con mis propias palabras (un ejercicio claramente subjetivo). Por fin podía utilizar unos términos y no otros, estructurar los mensajes, enfocar la noticia y enmarcarla (con el OK del jefe de sección, claro). Me sentía periodista, pero insistía en saber qué se cocía en el polo opuesto.
Con mi entrada en el mundo de la comunicación empresarial até el segundo cabo en mi camino hacia el presente. Noté ese cosquilleo tontorrón de llevar zapatos nuevos. Mis primeras experiencias, curiosamente en el mundo del deporte, y luego en una institución pública, me permitieron asentir, con toda claridad, que había llegado hasta ahí para quedarme. No dejé de trabajar en medios de comunicación, pero una vez dentro de esa nueva dimensión sólo pensaba en una cosa: seguir creciendo.
Y por fin, saltó la crisis
Terminé la carrera, y con fortuna (aquella que se persigue), continué atrapado en las dos caras de la moneda. Pero a mi estructura profesional hay que añadirle la tercera pata. Y eso tiene que ver con el contexto geográfico en el que nací. La ciudad de Tarragona, y sus alrededores, acogen uno de los complejos químicos e industriales más importantes del sur de Europa. Y en un radio de 75 km, en los municipios de Vandellós y Ascó, se ubican sendas centrales nucleares. Sin duda, dos motores económicos que a lo largo de la historia reciente se han convertido en foco de tensiones entre sus partidarios y detractores. Bienestar, seguridad, trabajo o medio ambiente son términos que se entrecruzan en el día a día de estas instalaciones y su relación con la sociedad.
Así que la comunicación de riesgo y crisis se adentra de lleno en mi vida. Tenerla tan cerca ha dado sentido a una vocación que ha crecido exponencialmente en los últimos meses, con mi trabajo de ejecutivo de cuentas en una agencia especializada en gabinetes de prensa. Tres pasiones interrelacionadas, que se han desarrollado paulatinamente en mi carrera, y que ahora constituyen un único pilar. El objetivo, siempre, es comunicar de forma óptima aquello que se pretende.

6 respuestas a Conóceme

  1. Silvia dijo:

    Me parece muy interesante y pensaré seriemente en pedir información sobre comunicación de crisis online para futuros proyectos académicos.

  2. Enric dijo:

    Una frase que t’agradarà per definir, breu i molt clarament, que és el que vol resoldre un bon pla de comunicació de crisis: “Lo importante no es lo que pase, sino lo que la gente piense que pueda pasar” Alfred Hitchcock 😉 Felicitats pel Blog crack!!!!!

    • tecalejandro dijo:

      Hola Enric,

      gràcies pel teu comentari. És molt dolenta la sensació de inseguretat, de no saber què passa realment o que pot venir després… per això entre tots hem de fer un esforç per ser sempre prudents, responsables i sincers. Maquillar xifres durant una crisis no dóna resultats. Gran frase de Hitchcock! Gràcies per tot!!

  3. Enhorabuena, Alejandro, veo que tienes un tema de interés muy parecido al mío, lanzado en noviembre pasado, y que coincidimos, incluso, en la parte visual. Muchos éxitos, el tema necesita de muchos investigadores.

    • tecalejandro dijo:

      Hola Carlos,

      muchas gracias por tus palabras. Por el momento, el blog está en fase de pruebas y no es definitivo -en lo que se refiere a diseño y secciones- por lo que espero tenerlo listo a corto plazo. La comunicación de crisis es un tema que apasiona, y en lo que estoy especializándome dentro del campo de la comunicación corporativa.

      Ni que decir de la importancia que han adquirido los Social Media, por lo que es vital ‘educar’ en base al uso eficaz de las redes sociales a la hora de gestionar una situación conflictiva.

      Espero que sigas visitando el blog y podamos intercambiar conocimientos. El tuyo ya lo tengo en nómina 😉 Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s